Documento relacionado

Región de Antioquia: una transformación cultural desde la fe y la justicia

Balance elaborado por la Comisión Coordinadora Regional, del proceso de Regionalización en Antioquia, sobre la labor adelantada en el marco del proyecto por cerca de nueve años.

↓ Descargar

 

Video relacionado

Misión Regional - Antioquia

El P. Mario Franco, S.J. nos cuenta cuáles son las fronteras con las que los Jesuitas están comprometidos en Antioquia.

 

Región de Antioquia: una transformación cultural desde la fe y la justicia

"Compartimos el balance elaborado por la Comisión Coordinadora Regional, del proceso de Regionalización en Antioquia, sobre la labor adelantada en el marco del proyecto por cerca de nueve años y en la cual participan 19 obras de la Compañía de Jesús generando un gran impacto."


"El proceso de Regionalización en Antioquia inició en julio de 2009 y ya próximos a cumplir nueve años, vale la pena hacer un balance para dar gracias a Dios por su presencia continua en este camino.

Esta caminada se emprendió con la invitación que el P. Horacio Arango S.J. hizo a todas aquellas obras que han tenido inspiración en la Espiritualidad Ignaciana en esta región del país. En la actualidad son 19 obras, las cuales generan un gran impacto.

Durante estos años, el foco ha estado centrado en responder sinérgicamente, a lo que Dios está haciendo en esta región y descubrir en las fronteras o en situaciones de mayor necesidad, el llamado a trabajar en su obra.

En Antioquia este proceso de Regionalización se concibió para desarrollarse y consolidarse a partir de tres grandes momentos:

1. El conocimiento y reconocimiento de las obras. Fue la primera etapa y se continúa haciendo mediante los talleres y encuentros comunitarios, para fortalecer la dinámica de interacción y sinergia entre las obras.

2. La construcción de la propuesta. Fue el momento donde se estudió la región y sus fronteras y se priorizaron a través de la siguiente formulación:

Ante la desigualdad, la injusticia social y las prácticas religiosas distorsionadas que han ahogado la experiencia auténtica en la región antioqueña, nosotros, mujeres y hombres, miembros de las obras inspiradas en la Espiritualidad Ignaciana que hacemos parte del proceso de Regionalización, hemos recogido el sentir y parecer de los participantes en este proceso, para plantearnos la siguiente frontera:

“Alcanzar la justicia cristiana que genera esperanza y a la que convocamos a los miembros de la sociedad mediante una actuación sinérgica, que parta de nuestra experiencia personal y comunitaria de fe, para generar un proceso de transformación de las mentalidades y prácticas inequitativas y excluyentes, contrarias a la dignidad humana, que están presentes en nosotros, nuestras obras y nuestra cultura.”

3. Plan de acción, seguimiento y evaluación. Con el apoyo de la Comisión Coordinadora Regional (donde actualmente se encuentran los superiores de las comunidades y los representantes de todas las obras), se han venido estableciendo planes concretos para mantener vivos unos objetivos comunes y operativizar lo planteado en la frontera.

En el año 2016, con la llegada del nuevo coordinador regional, el P. Mario Franco, S.J. se hizo un balance de todo lo vivido y se estableció un plan 2017-2020 centrado en tres grandes ejes de trabajo, los cuales se enunciaron así:

• EQUIDAD, PAZ Y RECONCILIACIÓN: A través de la educación y las comunicaciones incidir en la cultura para que ésta favorezca la equidad, la inclusión así como los procesos de paz y reconciliación.

• EXPERIENCIA DE FE: Incidir en el fortalecimiento de la experiencia de fe en los representantes de las obras que participan del proceso de Regionalización y en los radios de acción de estos participantes, de tal manera que contribuyan a correlacionar la fe con la justicia y la compasión.

• DIGNIDAD Y DERECHOS HUMANOS: Concretar e implementar acciones conjuntas relacionadas para el reconocimiento de la dignidad humana y la garantía del respeto de los derechos humanos que contribuyan a la equidad, a la paz y a la reconciliación.

Este plan se ha venido desarrollando satisfactoriamente con una dinámica de discernimiento comunitario.

Después de estos años y mirado en cifras hasta mayo de 2018, podemos decir que hemos logrado:

• 83 reuniones con el equipo estratégico, hoy llamado la Comisión Coordinadora Regional.
• 34 talleres, 4 por año, con participación en promedio de más de 110 personas por taller de las diferentes obras.
• 3 visitas presenciales a cada obra (ya se inició la cuarta visita).
• El montaje e implementación del programa REP MISIÓN COLOMBIA (3 cohortes).
• Se financió la participación de 18 estudiantes de colegios amigos de bajos recursos en formación política mediante el Modelo de la ONU.
• 4 Ejercicios Espirituales con delegados de AMOR y APROVIACI.
• 7 publicaciones con las memorias del proceso: “En Camino Hacia las Fronteras”.
• La publicación de dos libros del P. Gustavo Baena S.J. Revelación, Teología y Vida Cristiana.
• Ajustes en la misión y las acciones de las obras a la luz de la equidad y la inclusión, de lo cual han salido efectos como: modificaciones en la estructura organizacional, ajustes en varias plataformas estratégicas, revisión de salarios y condiciones laborales, cambios en estatutos, modificación de acciones sociales de las obras, nuevas capacitaciones, vivencia de los ejercicios espirituales, publicaciones, sinergias, entre otros.
• El proyecto de la “movilización social” por la equidad, liderado por el Centro de Fe y Culturas, una investigación sobre los rasgos representativos de la cultura antioqueña que favorecen la inequidad y la exclusión y una sistematización de experiencias en favor de la equidad desde la red de colegios amigos.

En el futuro inmediato se tiene programado para Julio 23 una jornada de discernimiento de las prioridades apostólicas mundiales, en agosto 25 un taller para volver a dinamizar el conocimiento y la sinergia entre las obras, y en noviembre 17 un taller para revisar y ajustar la frontera de cara a tenerla lista en 2019 con motivo de la celebración de una década del proceso de Regionalización en Antioquia.

El balance expresado por los participantes es muy satisfactorio, pues nos ha permitido crecer personal y comunitariamente en la experiencia de fe y en el compromiso social. Unidos a todas las otras regiones, damos gracias a Dios y a la Provincia por las muchas oportunidades y beneficios dados para la región en esta (casi) primera década de servicio apostólico.

Para leer el balance publicado en Jesuitas Colombia/ noticias, mes de mayo, haga clic en Descargar en el documento relacionado."