Documento relacionado

Celebración 50 años de sacerdocio

Escrito del P. Manuel Uribe, S.J., sobre la celebración de 50 años de sacerdocio de cinco jesuitas

↓ Descargar

 

 

Celebración 50 años de sacerdocio

Compartimos la nota del P. Manuel Uribe, S.J., coordinador de Pastoral de Fe y Alegría en la regional Antioquia, sobre el encuentro de un grupo de cinco jesuitas para celebrar el 50 aniversario de sus vidas sacerdotales, el 11 de junio del presente año, en el colegio San Ignacio, de Medellín. Desde la ordenación en 1968, los Padres se reúnen con cierta frecuencia y en diferentes lugares para compartir y agradecer al Señor sus vivencias del sacerdocio.


El 22 de agosto de 1968 en el Congreso Eucarístico Internacional, Pablo VI ordenó a 230 sacerdotes. En ese día nos ordenamos 9 jesuitas, entre ellos José Rubiano que no pertenecía a nuestro grupo.

El 7 de diciembre del mismo año se ordenaron Jorge Julio Mejía en Cali y Pablo Arango en Medellín.

Siempre hemos considerado que nuestro grupo lo constituyen los compañeros de curso de teología. Por eso no contamos a José Rubiano y sí a Guido Arteaga. Domingos da Silva no pudo asistir por estar en Mozambique.

Nos hemos reunido con frecuencia

Desde que nos ordenamos nos reunimos cada 10 años y desde el 2013 cada 5 años en diferentes sitios: Medellín; Manta, Ecuador, por invitación de Guido Arteaga; Mensulí cerca de Bucaramanga, La Esperanza, etc.
El objetivo de nuestras reuniones ha sido muy sencillo: compartir y agradecer nuestra vivencia del sacerdocio.

Lo que compartimos este año

Comenzamos nuestra reunión rezando el salmo 126: “El Señor hecho grandes cosas con nosotros y estamos alegres”.

Luego enumeramos algunos de los hechos importantes que pasaron en la Iglesia, en el mundo y en nuestro país en estos 50 años y nos preguntamos si habían incidido en el ejercicio de nuestro sacerdocio.

La mayoría del tiempo la dedicamos a compartir nuestra vivencia sacerdotal en estos 50 años: hechos significativos, consolaciones y desolaciones, cargos que habíamos ejercido, problemas de salud, etc.

Enumero algunos de estos hechos.

Salud

Hemos tenido y aún tenemos algunos problemas de salud, pero que en general estamos bien. Tanto como para reunirnos y disfrutar del encuentro entre nosotros. Agradecemos a la Compañía la exquisita atención que ha tenido de nuestra salud.

Trabajos apostólicos

Hemos ejercido nuestro sacerdocio en colegios como rectores en Cali y Manizales, como directores espirituales, profesores o promotores vocacionales. En parroquias: Villa Javier y templo de Cali. En cargos del gobierno de la Compañía: asistentes del provincial, Coordinación de apostolado social de la Asistencia Norte y luego de la CPAL, dirección de obras del sector social: Cinep, Fe y Alegría.

Desolaciones

El Cinep tuvo tres crisis fuertes: 1) Después de la visita del P. McGarry?, visitador el P. General, cuando destituyeron al director e intentaron desterrar de Bogotá a 2 jesuitas. 2) En la crisis con los militares cuando pusieron presos a Jorge Arango y a Luis Alberto Restrepo, acusándolos de ser cómplices del asesinato de un ex ministro de justicia. 3) En la condena de la Conferencia Episcopal de Colombia a comienzos de los años 80.

La parroquia Villa Javier en algunos años dificultades con el cardenal Aníbal Muñoz Duque. Al provincial, Álvaro Restrepo le dieron la orden de sacar a todos los jesuitas de la parroquia. Sergio Restrepo salió para Tierralta y Gonzalo Castro para Pasto.

Consolaciones

Todos manifestamos una consolación permanente por nuestro sacerdocio con momentos especiales por el contacto con los grupos y las personas con quienes trabajamos. Y una consolación de fondo: el haber vivido nuestro sacerdocio en la Compañía de Jesús, viviendo plenamente la consigna de Ignacio: en todo amar y servir.

La eucaristía

Terminamos nuestra reunión con la celebración de la Eucaristía recordando el texto de su institución y dando gracias de nuevo con el salmo de acción de gracias. “El Señor ha hecho cosas grandes con nosotros y estamos alegres”: agradeciendo todo lo que el Señor ha hecho por nosotros y la bendición de pertenecer a la Compañía y perseverar en ella.

Nos reuniremos dentro de cinco años si el Señor nos tiene aún en esta vida. De lo contrario será en el Cielo. Allí, sí, reunido todo el grupo de los diez.

Para leer el escrito haga clic en Descargar en el documento relacionado.