El 31 de julio de 2018 San Bartolo celebró el Día de San Ignacio de Loyola

El martes 31 de julio, jesuitas, profesores, administrativos y personal del PAE del San Bartolo, celebraron la Fiesta de San Ignacio de Loyola con una Eucaristía presidida por el P. Mario Fernando Cabal Muriel, S.J., Director de Pastoral del Colegio que fue ordenado Sacerdote recientemente.


Como comunidad educativa nos reunimos a celebrar la fiesta del fundador de la Compañía de Jesús: San Ignacio de Loyola, un hombre que vivió la experiencia del acontecer de Dios en su vida. Un hombre que con su testimonio ha logrado trascender en el corazón de muchos de sus servidores; un hombre que con su legado ha aportado y continúa haciéndolo desde su espiritualidad a la transformación de la sociedad desde una invitación constante de amar y servir, y de poner más amor en las obras que en las palabras.

Además, tuvimos la oportunidad de celebrar por primera vez con nuestro recién ordenado sacerdote, el Padre Mario Fernando Cabal Muriel, S.J. nuestro director de pastoral, y celebramos juntos su vocación.

Con Ignacio, celebramos a aquellas personas que duermen poco, pero sueñan mucho. Las que ven el futuro como una oportunidad y no como un problema. Todos los que no tienen todo planeado ni decidido. Los que andan perdidos y, también, enamorados. Aquellos que creen que lo mejor está pasando ahora, perdonan rápido y agradecen lento. Los que saben que el devenir de sus vidas depende del futuro de la de los demás. Los de sin ti, yo no. (Fuente: Ser Jesuita.es).

San Ignacio en los comienzos de su vida fue un caballero al servicio del Virrey de Navarra. En la defensa de Pamplona recibe una herida de bala y en su convalecencia, experimenta el llamado de Dios a servir a la Iglesia Católica y a las personas, especialmente a los más pobres. En 1522 vive una experiencia espiritual, uno de sus mayores legados son los Ejercicios Espirituales. Luego viaja a Paris, donde se titula como Maestro en Artes, para luego ordenarse como sacerdote, habiendo ya fundado la Compañía de Jesús, conjuntamente con Francisco Javier.

Comunidad Bartolina, unámonos todos en oración y pidamos a Dios por la vida, la vocación y el servicio de la Compañía de Jesús. Encomendemos cada uno de sus sacerdotes y hermanos y agradezcamos por su compromiso social y pedagógico, por la sencillez de corazón y por permitirnos alimentarnos espiritualmente de las enseñanzas de San Ignacio.