Campamento Misión es una experiencia de vida

Los 40 estudiantes del colegio San Francisco Javier que participaron del Campamento Misión compartieron toda la Semana Santa con las comunidades campesinas del departamento.


"Ellos estuvieron en cinco veredas de los municipios de Yacuanquer, Consacá y Sandoná.

Dejar a sus familias durante esa semana, privarse de posibles paseos, y dedicarse a la labor social es una experiencia que marca la vida de los participantes en el Campamento Misión.

En las fincas, ellos deben cumplir con un horario para levantarse, uno para estar en el comedor y ayudar con las tareas hogareñas para que los dueños de las fincas que los acogen no tengan que llevar toda la carga del servicio a los visitantes.

Después de un baño, muchas veces con agua fría, hacen una oración y desayunan. Tras la limpieza de los platos y el comedor salen a visitar las fincas de las veredas, invitan a los habitantes a compartir las liturgias de Semana Santa que ellos mismos preparan, a veces con largas procesiones; y en las tardes hacen recreación para los niños.

Los docentes que acompañan estas misiones también viven una experiencia que los llena de alegría y de satisfacción por el servicio a los demás.

Daniela Cabrera, estudiante de grado once, vivió su primera experiencia de Campamento Misión este año. “Es muy chévere el trabajo en equipo con las personas que vinimos, la experiencia consiste principalmente en conocer la forma de vida de los campesinos, y esto nos lleva a valorar lo que tenemos y compartir con ellos las actividades de semana santa, liturgias, procesiones, viacrucis y acompañar a niños y jóvenes en actividades. Para mi vida aprendo a valorar todo lo que uno tiene, cosas que muchas veces para nosotros pasan desapercibidas"".

Ángela Trujillo, otra estudiante de grado once, está participando por segunda vez en Campamento Misión. Dice que repitió la experiencia porque le gustó demasiado, se obliga a salir de su zona de confort y esto le ayuda a valorar mucho más lo que tiene en su mundo. Además, valora la oportunidad de conocer la realidad de muchas personas que habitan el campo y sus condiciones de humildad y trabajo constante. ""Uno puede decir que ir Campamento Misión es otra cosa fuera de lo que uno hace, uno debe experimentar cosas en la vida, esta fue una de mis decisiones, salir de mi zona de confort y experimentar, me gustó y quise seguir"".

Los docentes que participan de Campamento Misión también hacen un gran esfuerzo para estar con los estudiantes y dejar a sus familias o privarse del descanso que muchos se dan en esta época del año. Por eso el colegio San Francisco Javier y el área de Pastoral agradecen profundamente su acompañamiento durante esta semana, al igual que las familias que permiten que sus seres queridos se alejen un poco para vivir una experiencia de servicio y amor al prójimo.
"