Ejercicios Espirituales de los Prenovicios

Una experiencia para sentir y gustar del amor de Dios en el llamado a ser amigos en el Señor en la Compañía de Jesús.


Sergio Andrés Castillo Herrera
Prenovicio

Del 26 al 31 de mayo de 2019 los prenovicios tuvimos la oportunidad de vivir Ejercicios Espirituales de seis días para cerrar nuestro proceso como candidatos y para prepararnos para el ingreso al Noviciado. Esta experiencia la tuvimos en la Finca San José, ubicada en La Mesa (Cundinamarca). Un lugar en el que la naturaleza y el silencio son propicios para el encuentro íntimo con Jesús.

Fueron días en los que pudimos decantar las vivencias de nuestro proceso en la Casa Vocacional Manresa y en los que tomamos conciencia de los rostros y situaciones concretas que le han dado carne al llamado que el Señor nos hace a seguirle en la lucha por el Reino. También fue un tiempo para encontrar en la historia de nuestra vida una Historia de Salvación conducida por el amor del Señor y que tiene un punto de inflexión fundante en la admisión al Noviciado de la Compañía de Jesús en Colombia; un llamado y una respuesta que se dan aun en medio de nuestras fragilidades y torceduras. Luego, contemplamos la vida de Jesús para pedir la gracia de poder sentir y configurarnos con Él y con su modo de proceder, incluso, en aquellos momentos de dolor y pasión por los que tuvo que pasar y por los que sigue pasando, encarnado en tantas personas y realidades del mundo actual. Finalmente, también le pedimos resucitar con Él, en el amor y en la entrega generosa por los demás; resurrección que pasa también por el llamado a ser Amigos en el Señor en la Compañía de Jesús.

Hoy quiero agradecer a Dios por el don de la vocación a la vida religiosa y por la vida de tantas personas a través de las cuales Él se vuelve amor tangible; particularmente por la vida de mis compañeros de camino: Byron Felipe, José Carlos, Álvaro Andrés, Daniel Alonso, Johnnatan, Francisco y Cristian Andrés, y por la de tantos jesuitas que han acompañado este camino, especialmente Ricardo Delgado y José Yamid Castiblanco.

Gracias a la Compañía por regalarnos esta experiencia tan valiosa que nos dispone para continuar por este camino, ahora de cara al Noviciado San Estanislao de Kostka, al que llegaremos el 7 de julio y en donde seguramente el Señor seguirá siendo amor, unión y encarnación.