Goga, la mujer que le pone corazón al ciclismo colombiano

  •    Noviembre 29 de 2019
  •    Diego Hernández Acero | Comunidades Digitales Jesuitas Colombia
  •    Bogotá

Venimos, sin duda, de un histórico cambio de ideologías, de creencias, de sentidos de vida. Venimos de pensar con más fuerza en el entorno, en lo que nos rodea, en el medio ambiente y en la humanidad.


Georgina Ruíz es una periodista deportiva mexicana que inició su carrera en 1989, graduada de la Escuela de Periodismo "Carlos Septién García" en México D.F. “Goga”, como es conocida, decidió hacer de la crónica deportiva su objetivo profesional en disciplinas que no eran consideradas como "femeninas". Se convirtió, así, en la primera mujer en Latinoamérica en narrar fútbol americano y la única en el mundo en hacer crónica de ciclismo en televisión.

Ha cubierto Juegos Olímpicos, Panamericanos, Centroamericanos, el Campeonato Mundial de Atletismo, “Super Bowls” y diversos eventos de ciclismo, incluido el “Tour de France”, del cual fue la voz oficial en ESPN Internacional de 2001 a 2015. También ha narrado y cubierto otros deportes como WNBA, patinaje artístico, atletismo, “Ironman”, triatlón y gimnasia artística, entre otros.

Además de la crónica, Goga está dedicada a seguir a los ciclistas latinoamericanos por las carreteras del mundo y mostrar de lo que ellos son capaces. Desde niña, gracias a una bicicleta pesada que se padre le regaló, similar a la que usaban los lecheros de su natal Estado de México, y con la que se aventuraba a recorrer las calles de su barrio, descubrió la libertad e independencia que podía sentir. Por eso, todavía aprovecha el poco tiempo libre que le deja el calendario oficial del ciclismo internacional para hacerle el quite a los micrófonos, alejarse de los triunfos de los profesionales y regresar a la ruta al mando de las dos ruedas.

Con naturalidad, preparación y firmeza, ‘Goga’ terminó por romper estereotipos y se convirtió en la primera mujer en narrar y comentar ciclismo. Para muchos, su imagen es un misterio. Para todos, su voz es inconfundible, como también lo es la emoción que les imprime a sus narraciones y el orgullo que transpira a la hora de hablar de los pedalistas colombianos.

Sus narraciones son tan emocionantes que hacen ver a los ciclistas como héroes, aquellos que primero son deportistas entregados, algo que la gente solo intenta reconocer a través de sus resultados. Pero los resultados no son nada más que la consecuencia de quiénes son y de cómo hacen sus cosas. Si ganan o pierden, para ellos siguen siendo unos grandes, unos sacrificados y unos creadores de sueños, tanto para ellos mismos como para la afición. La idea de las narraciones deportivas es buscar generar sentimiento en el público. Pero más allá del sentimiento, lo que se pretende es que la gente sienta respeto y admiración por este deporte.

Así bien, como en cada contexto a diario vemos grandes historias de vida de mujeres empoderadas, luchadoras y triunfantes, que rompen paradigmas sociales, que surgen a pulso y logran con éxito cada sueño, cada propósito, así mismo, acojamos a nuestras niñas y mujeres, promovamos siempre el respeto, la integridad, la empatía y sobre todo la igualdad. Esa misma igualdad que nos invita a cuidar el entorno y la convivencia de nuestra casa común.