Altos de la Florida... Un apostolado vocacional que promete

Compartimos el artículo del candidato a jesuita Juan Sebastian Salazar Garzón, sobre su experiencia en Soacha, uno de los sectores más vulnerables de la capital del país.


En algún momento de la historia, creo yo, el verdadero significado de la Misión de Jesús en la tierra se extravió, las ganas de poder, pudieron más que el verdadero mensaje de amor, esperanza, austeridad y respeto que el hijo de Dios, con tantos esfuerzo y pasión proclamó hace casi 20 siglos. Sin embargo, hoy, después de casi 2.000 años, la verdadera razón de ser de Jesucristo se ha vuelto a retomar. El Papa Francisco, afirma que la verdadera misión, está en las periferias, está en los rincones más apartados que han sido abandonados por una sociedad que día a día piensa más en consumir que en invertir para el mundo.

En la Casa Manresa, he aprendido que el verdadero mensaje de cristo está en las fronteras invisibles. Los apostolados que a diario hacemos en el plan vocacional dan muestra de la grave crisis que vive la mayoría de la población mundial actualmente. Uno de esos lugares, más complejos -por la falta de recursos económicos, la violencia y la problemática social- es el Barrio Altos de la Florida, ubicado en Soacha, uno de los sectores más vulnerables de la capital del país.

Allí, vamos cada fin de semana, desde el sábado en la mañana hasta el domingo en la tarde, para dar cuenta de la compleja situación que viven niños, jóvenes, adultos y ancianos. Sin embargo y a pesar de la grave situación, la mano de Dios enaltece la alegría, fe y esperanza que los habitantes de este sector nos transmiten a diario. A diario, estás personas luchan contra la indiferencia de todo un país, luchan contra la reiterada violacion de derechos humanos, la cara joven de esta población saca pecho y deja ver qué no toda esperanza de salir adelante y tener un futuro digno están perdidos.

El movimiento juvenil del barrio, es la cara visible del esfuerzo que día a día hacen las familias por evadir la problemática social. Todas las semanas, los jóvenes (muchachos y muchachas entre los 17 y 25 años) realizan varios encuentros para promover la cultura, los valores y sobre todo, para promover la unidad de Altos de la Florida, que resulta ser la única salida de la crisis. La compañía de Jesús, mediante sus apostolados, promueve y apoya estos encuentros de paz y prosperidad, no solamente de los jóvenes, sino también de los adultos e incluso de los más pequeños.

Dentro de este apostolado, acompañamos a los jóvenes y promovemos sus encuentros, díctanos catequesis a los niños y visitamos las casas para escuchar, entender y poder responder frente a algunas de las infinitas necesidades de las familias allí. Sin embargo, la misión no es fácil, porque a pesar de que tanto la Universidad Javeriana como varios miembros de la compañía, ponen sus ojos, manos y esfuerzos en pro de este lugar, el resto del país y del mundo ignora lo que allí sucede. La alegría de los habitantes del barrio y la cooperación entre sí, es el rayo de luz que ilumina la labor que todas las semanas se realiza ahí. Dios no abandona ni defrauda a nadie, su lucha es incansable en contra de los males que carcomen, no solamente este barrio, sino la sociedad en General.

subtitulo