Septiembre 6: Corrección fraterna, reconciliación y sentido de comunidad

homilia_gabriel_jaime_pérez

Por: Gabriel Jaime Pérez, S.J.

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: “Si tu hermano peca, repréndelo a solas entre los dos. Si te hace caso, has salvado a tu hermano. Si no te hace caso, llama a otro o a otros dos, para que todo el asunto quede confirmado por boca de dos o tres testigos. Si no les hace caso, díselo a la comunidad, y si no hace caso ni siquiera a la comunidad, considéralo como un pagano o un publicano. Les aseguro que todo lo que ustedes aten en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desaten en la tierra quedará desatado en el cielo. Les aseguro además que, si dos de ustedes se ponen de acuerdo en la tierra para pedir algo, se lo dará mi Padre del cielo. Porque donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mateo 18,15-20).

El mensaje de este texto del Evangelio se centra en lo que suele llamarse la corrección fraterna, ligada al amor al prójimo y a la reconciliación. Es significativo a este respecto que la instrucción de Jesús a sus discípulos sobre este tema esté situada entre las parábolas de la oveja perdida y del funcionario que no quiso perdonar, y también que en las otras dos lecturas de la liturgia de este domingo encontremos respectivamente la exhortación que nos hace la palabra de Dios a través del profeta Ezequiel a no ser cómplices del pecado (Ezequiel 33, 7-9), y a través del apóstol san Pablo a cumplir la esencia de la ley divina, que consiste en el amor (Romanos 13, 8-10).

 

1. “Si tu hermano peca, repréndelo a solas entre los dos (…)”

Muchos de nosotros hemos pasado seguramente por la experiencia de observar o padecer el mal comportamiento de otras personas. O al revés, por la de ser objeto de determinadas reacciones de los demás cuando nosotros mismos hemos obrado incorrectamente. Jesús nos enseña en el Evangelio cómo debe proceder quien observa o experimenta que su prójimo obra mal. Toda comunidad necesita que quien ha cometido una falta la reconozca (verdad), tenga la oportunidad de reconciliarse (perdón) y compense el mal que ha ocasionado (reparación). Para que esto sea posible, lo indicado es hablar siempre primero con la persona a la que tenemos que hacerle algún reproche. Y esto porque a ninguno de nosotros nos agrada que alguien a quien hemos incomodado por algo, en lugar de manifestarnos personalmente su incomodidad se dedique a divulgarla inmediatamente.

Lo que Jesús nos enseña es todo lo contrario: al hablar primero con la persona que ha obrado mal no sólo nos libramos de la complicidad con su mala conducta, sino que además le hacemos un bien al invitarlo a que corrija su error y cambie en adelante su modo de proceder. Claro que hay situaciones en las que, para no convertirme en cómplice y evitar mayores males que afecten a la comunidad, tengo que poner en conocimiento de las autoridades los delitos de los que he sido testigo. Pero, de ordinario, comenzando por dirigirme a la persona o a las personas que han obrado mal, en la medida en que esto sea posible.

 

2. “Todo lo que aten en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desaten en la tierra quedará desatado en el cielo”

“Atar y desatar” era una expresión usada en aquél tiempo por los maestros de la ley, en el sentido de excluir o admitir. Esta frase de Jesús, dicha poco antes en el mismo Evangelio a Simón Pedro en singular (Mateo 16, 19), va dirigida ahora en plural a todos sus discípulos.

Ellos iban a constituir la comunidad a la que se había referido como Ekklesía: la Iglesia convocada por Él mismo, compuesta por todas las personas que lo reconoceríamos como el Mesías, el Hijo de Dios vivo. En esta misma Iglesia, por la acción del Espíritu Santo, se establecería el Sacramento de la Reconciliación, por el que todos tenemos la posibilidad de recibir la absolución (ab-solver significa  des-atar), es decir, el signo por el cual ­–cuando hemos pecado, nos arrepentimos y confesamos nuestras faltas– somos desatados por Dios mismo –a través del ministro de este sacramento que es el presbítero o el obispo– de lo que nos encadena al mal, y readmitidos o reincorporados a la comunión con Él.

 

3. “Donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo…”

Esta afirmación, relacionada con el poder de la oración en comunidad, podemos aplicarla a la celebración de los sacramentos. Todos ellos son actos comunitarios a través de los cuales Dios Padre, por medio de su Hijo Jesucristo, nos comunica su Espíritu Santo. Esto se manifiesta de modo especial en los sacramentos de la Reconciliación y la Eucaristía. En el sacramento de la Reconciliación se cumple lo que dice Jesús en el Evangelio: Él se hace presente con su acción salvadora allí donde están las dos personas reunidas en su nombre. Pero también su presencia se manifiesta de un modo particular en las especies consagradas del pan y del vino, cuando la comunidad se reúne en la Eucaristía, al principio de la cual reconocemos públicamente nuestra necesidad de perdón: “yo confieso ante Dios todopoderoso, y ante ustedes hermanos, que he pecado…”. O sea que no basta con reconocer en privado delante de Dios la necesidad de ser perdonados cuando hemos obrado mal, sino que es necesario manifestar también este reconocimiento ante la comunidad, en la que el Señor mismo se hace presente para hacer posible nuestra reconciliación con Él y entre nosotros.

Reunidos pues en comunidad ­–como lo estamos cada vez que celebramos la Eucaristía–, sintamos espiritualmente la presencia del Señor y, con su luz y su auxilio, reconozcamos la necesidad que todos tenemos de ayudarnos mutuamente a corregir nuestras conductas erróneas, disponiéndonos al diálogo para resolver pacífica y efectivamente los conflictos familiares, laborales y sociales, y a acercarnos al sacramento de la Reconciliación cuando veamos que necesitamos no sólo de la absolución, sino también de una asesoría y orientación espiritual.

Y que María Santísima nos ayude con su intercesión a estar siempre atentos a las enseñanzas de Jesús y a ponerlas en práctica.