Encuentro de rectores de los CIF en Santiago de Chile

Cada año suelen reunirse para conocer la evaluación de los tres centros, revisar juntos los proyectos que se van desarrollando en cada uno de ellos y compartir experiencias.


Desde el sábado 18 hasta el lunes 21 de mayo, estuvieron reunidos en Santiago de Chile los tres rectores de los Centros Interprovinciales de Formación - CIF de la Conferencia de Provinciales Jesuitas de América Latina y el Caribe (CPAL), junto con el Delegado de Formación y el Presidente de la Conferencia.

Cada año suelen reunirse para conocer la evaluación de los tres centros, revisar juntos los proyectos que se van desarrollando en cada uno de ellos y compartir la experiencia que cada uno de ellos tiene en el servicio como superiores de estas tres casas de formación interprovincial.

Esta vez, además de la evaluación del ambiente espiritual, el compartir comunitario, la dimensión académica y los compromisos apostólicos ordinarios y de tiempos fuertes, los rectores pudieron participar de la vida cotidiana de las tres casas del CIF de Santiago. La más grande, San Miguel, la mediana, San José y la comunidad de inserción en la población de Yungay, donde dos teólogos comparten su vida con dos jesuitas formados de la provincia de Chile que viven en condiciones de mucha sencillez y con una presencia apostólica en una parroquia popular.

Además de esto, los rectores tuvieron tiempo para reflexionar sobre las orientaciones que el P. General dio a fines del año pasado a los delegados de formación de las conferencias de provinciales, continuar la reflexión iniciada con los formadores de América Latina en la reunión de Brasil 2018, compartir las sugerencias para mejorar la edición del Cuaderno de los CIF, conocer la evaluación del Mes Arrupe 2018-2019 y terminar de ajustar la programación de la versión 2019-2020 de esta experiencia de formación conjunta. Un tiempo dedicamos también a recoger los resultados del discernimiento de los provinciales de la CPAL que en su última asamblea en Cuba propusieron algunos criterios que se deben tener en cuenta a propósito del cuarto año de teología.

Por último, vale la pena mencionar que el domingo pudimos participar en la eucaristía que se celebra en la capilla donde se venera la tumba de San Alberto Hurtado, a quien encomendamos el proceso de formación de los estudiantes de los tres CIF.