“Huye a Egipto”

“Huye a Egipto”
  • Domingo Diciembre 08 de 2019
  • Guión para la Radio
  • José Martínez De Toda, S.J.
  • Adviento

Lectura del santo evangelio según San Mateo (Mt 2, 13-15, 19-23)

NARRADOR/A – Cuando se marcharon los Magos, el ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo:

ANGEL – Levántate, toma al niño y a su madre y huye a Egipto; quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo.

NARRADOR/A – José se levantó, tomó al niño y a su madre de noche; se fue a Egipto y se quedó hasta la muerte de Herodes; así se cumplió lo que dijo el Señor por el profeta: "Llamé a mi hijo para que saliera de Egipto".

Cuando murió Herodes, el ángel del Señor se apareció de nuevo en sueños a José en Egipto y le dijo:

ANGEL – Levántate, toma al niño y a su madre y vuélvete a Israel; ya han muerto los que atentaban contra la vida del niño.

NARRADOR/A – Se levantó, tomó al niño y a su madre y volvió a Israel. Pero al enterarse de que Arquelao reinaba en Judea como sucesor de su padre Herodes, tuvo miedo de ir allá. Y avisado en sueños, se retiró a Galilea y se estableció en un pueblo llamado Nazaret. Así se cumplió lo que dijeron los profetas, que se llamaría Nazareno.

Pregunta 1 – ¿Quiénes son los más importantes en una familia: el padre, la madre, los hijos, el dinero?

Escucha esta historia de “No te olvides de lo principal”:

<Cuenta la leyenda que una mujer pobre pasaba con un niño en brazos delante de una caverna y escuchó una voz misteriosa que le decía:

-"Entra y toma todo lo que desees, pero no te olvides de lo principal. Y recuerda que después que salgas, la puerta se cerrará para siempre. Por lo tanto, aprovecha la oportunidad, pero no te olvides de lo principal”.

Efectivamente. La mujer entró en la caverna y encontró muchas riquezas. Fascinada por el oro y por las joyas, puso al niño en el suelo y empezó a juntar todo lo que podía en su delantal. La voz misteriosa habló nuevamente:

-"Te quedan sólo cinco minutos".

Mirando un reloj, la mujer cargada de oro y piedras preciosas, salió de la caverna y la puerta se cerró. Y de golpe se dio cuenta de que había dejado al niño dentro, y la puerta se había cerrado para siempre. La alegría por la riqueza duró poco, y la desesperación siempre”. (Félix Jiménez, escolapio).

Lo más importante en una familia son los hijos.

María y José no olvidaron "lo principal", su hijo, Jesús. Y durante 30 años se dedicaron a Él por completo.

Inclusive tuvieron que emigrar para salvar su vida.

Pregunta 2 – ¿La Sagrada Familia fue una familia de emigrantes?

Así es. Como tantas familias de entonces y de ahora.

La emigración judía ocurría por diversos motivos. Muchos huían de Herodes, que había sumido a Galilea en un ambiente de represión, angustia, pobreza e incertidumbres «Huían» de la miseria y de la persecución. Se iban a Egipto y a otros lugares.

Más de cuatro millones de judíos vivían fuera de Palestina, frente al escaso medio millón que vivía dentro del territorio de Israel.

Pregunta 3 – ¿Y por qué emigró la Sagrada Familia?

Hoy diríamos que emigró por razones políticas.

Herodes no soportaba a ningún rival o competidor de su puesto como rey, y lo eliminaba. Así mató inclusive a tres de sus hijos.

Y cuando los Reyes Magos levantan la polvareda en Jerusalén de que ya el Mesías había llegado, y los letrados aseguran a Herodes que, según los profetas, nacería en Belén… Herodes espera a que se vayan a su tierra los Reyes Magos, y da la orden de “matar a todos los niños varones que había en Belén y en todos sus términos, de edad de dos años abajo” (v. 16). En Belén habría unos veinte.

Pero un ángel avisa a José, y aquella misma noche la Sagrada Familia sale para Egipto, el lugar preferido de los emigrantes judíos.

No podían pasar por Nazaret para recoger al menos alimentos y las herramientas de José.

El oro, incienso y mirra que los Reyes Magos le dieron al bebé Jesús (2:1-12) les servirían para comprar lo imprescindible.

Este viaje de refugiados recuerda la historia del primer José anterior, cuyo viaje a Egipto preparó el camino para el nacimiento de la nación israelita (Gen. 37-50). Aquel primer José era un soñador y un intérprete de sueños. El nuevo José, esposo de María, también vio a Dios bajo la forma de un ángel en sueños (1:20; 2:13, 19).

También recuerda la historia de Moisés como infante.

Con las historias de la matanza de los inocentes y de la huída a Egipto, Mateo quiso vincular a Jesús con Moisés, el gran liberador del pueblo.

Pregunta 4 – ¿Cuándo vuelve la Sagrada Familia a Palestina?

Cuando Herodes el Grande muere (37-4 a.C.), su reino es dividido entre sus hijos. Uno de ellos, Arquelao, se convierte en tetrarca de Judea. Su violencia extrema causa tantos problemas que los romanos le depondrán en el año 6 d.C., después de lo cual Judea será regida por un procurador romano.

José conoce la reputación de Arquelao y tiene miedo. Y recibe instrucciones en un sueño de volver a Galilea, donde reina Herodes Antipas, hermano de Arquelao, que es un regidor mucho más ilustrado y educado.

De esta forma Jesús se crió en Nazaret de Galilea. Allí crecerá rodeado de gentiles, lo cual es apropiado para un Evangelio que concluye con una misión para “todos los Gentiles” (28:19).

Pregunta 5 – ¿Qué aprendemos de la Sagrada Familia?

1.José es un modelo de obediencia total. Obedece sin quejarse. No dice una palabra. Sabemos poco de él, pero su rápida obediencia es fundamental para que se cumpla el plan de Dios.

Ante los problemas familiares, José no se divorcia ni abandona su familia ni pone condiciones a su amor.

  1. Debemos parecernos a Jesús.

Cuando nace un niño, inmediatamente buscamos parecidos: “Tiene los ojos como los del padre”. “Se parece a la madre”.

Estos parecidos son genéticamente transmitidos de generación en generación.

San Pablo nos invita en la 2ª Lectura de hoy (Col 3, 12-21) a parecernos a Cristo por ser de la familia de Dios. Debemos reflejar la bondad y santidad de nuestro Padre Dios y de nuestro hermano Jesucristo.

La gente que nos mira y observa debería decir: “Cómo se parecen a Jesús” Nos debemos parecer, no por nuestros ojos ni por la nariz, sino por nuestra mente y nuestro corazón, por nuestra manera de vivir y de amar, por nuestros valores.

"Y por encima de todo esto, el amor, que es el ceñidor de la unidad consumada", nos recomienda hoy San Pablo.

3.A la familia se la define como "Escuela del amor", "Iglesia doméstica" y "Mini-iglesia”.

En la Iglesia celebramos los sacramentos pero en la familia celebramos los “sacramentales”, esos pequeños ritos que nos recuerdan a Dios y lo hacen presente en nuestras actividades: rezar al comer, al ir a dormir, tener imágenes religiosas.

4.La familia es el lugar providencial donde somos formados como humanos y como cristianos. Nuestra familia es donde crecemos en sabiduría, en edad y en gracia delante de Dios y de los hombres.

Despedida

Les invitamos a la Misa, a la Eucaristía, sacramento del amor. Ahí tomamos fuerza para atender a quienes necesitan nuestro apoyo y solidaridad, como los pobres, los inmigrantes y refugiados. Jesús, María y José fueron también inmigrantes, y están presentes en los que tenemos a nuestro alrededor. En la Navidad recibimos a Jesús, María y José en nuestro corazón y en nuestra vida; en la Navidad y durante todo el año los recibimos cuando acogemos al prójimo, a los pobres, a los inmigrantes y refugiados.