Restauradores de la Compañía de Jesús en Francia

"Pedro José de Clorivière (Saint-Malo, 1735 – Paris, 1820). Ingresó a la Compañía de Jesús el 14 de agosto de 1756. Una vez disuelta la CJ en Francia, sus superiores lo enviaron a la ciudad de Lille, en los límites franco-belga, y poco tiempo después lo destinaron a Lieja, Bélgica donde estaba el teologado de la Provincia Inglesa."


"Fue ordenado sacerdote el 2 de octubre de 1763. Una vez suprimida la Compañía de Jesús en el mundo entero, el continuará siendo un jesuita de corazón, de espíritu y de conducta. A los 40 años de edad se dedicó a una labor apostólica muy variada: “director de almas, cura de una parroquia, rector de un colegio diocesano, capellán de religiosas, fundador de dos institutos apostólicos, (Hijas del Corazón de María y la Sociedad del Corazón de Jesús) preso durante cinco años como presunto conspirador, y restaurador de la Compañía de Jesús en Francia. Muchas vidas en una vida en los 45 años que le quedan hasta su muerte, al pie del cañón, el 9 de enero de 1820” (Juan Miguel Ganuza, Del corazón de Cristo al corazón del mundo, p. 21).

En junio de 1814, a sus 80 años de edad, el padre de Clorivière fue nombrado superior provincial y se le encomendó la tarea de restaurar la CJ en Francia. Es así que comenzó el noviciado, siendo el mismo el maestro de novicios. Algunos años antes le había escrito al superior general Tadeo Brzozowski lo siguiente: “Ordene, P. General, ordene. Todas las fuerzas que me quedan están a su disposición; en cualquier parte del mundo que sea. Quisiera hacer más de lo posible, y la obediencia multiplicará mis fuerzas, la confianza aumentará mi ánimo, y Dios me dará su poder. Lo que no pueda hacer por mí mismo, lo podría hacer, sin duda, por medio de otros. Si se hace aquí según mis deseos, yo sólo pido, no ambiciono, sino un rinconcito en el que pueda morir oscuro y desconocido”.

Poco a poco la CJ fue floreciendo en Francia y en 1818 contaba con 145 jesuitas, 75 sacerdotes, 26 estudiantes y 44 hermanos coadjutores. Estos religiosos se distribuían en 5 colegios y dos residencias en las que se desplegaba una importante labor pastoral y educativa. El padre de Clorivière murió el 9 de enero de 1820 a los 84 años frente al Santísimo Sacramento. Este santo religioso había cumplido cabalmente con la misión que se le había encomendado.

Otro importante colaborador de Clorivière en la restauración de la CJ en Francia fue Joseph Varin de Solemont, nació el 7 de febrero de 1769 y muerto el 19 de abril de 1850. Este religioso continuó y contribuyó al renacimiento de la CJ en París y en Francia."