Somos conscientes de los enormes desafíos que vivimos en nuestros países y en nuestras iglesias particulares, heridas y golpeadas por la fragilidad que nos constituye y por los conflictos sociales, políticos y humanitarios que reclaman una respuesta de solidaridad y compromiso.

 

 

 

Reunión de los equipos de formación de las provincias de la CPAL

Desde el 1º de noviembre todos los equipos de formación de América Latina están reunidos para reflexionar sobre el ‘continuum’ de la formación afectivo-sexual de los jesuitas en nuestra Conferencia y para construir juntos herramientas de acompañamiento.


Con la presencia del nuevo consejero del P. General para la formación, Mark Ravizza (UWE), los dos asistentes regionales y tres provinciales (BRA, COL y PAR), nos reunimos en São Leopoldo, Brasil, todos los equipos de formación de América Latina para reflexiona sobre el ‘continuum’ de la formación afectivo-sexual de los jesuitas en nuestra Conferencia y para construir juntos herramientas de acompañamiento en el proceso de maduración de las relaciones humanas a lo largo de cada una de las etapas de formación.

Contamos para ello con el aporte que hicieron un buen grupo de escolares y hermanos que compartieron con nosotros lo que ha ayudado y no ha ayudado en su formación para la vivencia del voto de castidad (afectividad y sexualidad) y la contribución de dos especialistas en la materia: PP. Rufino Meana (ESP) y Kevin Flaherty (UMI-PER). En total somos un grupo de 74 jesuitas, sacerdotes y hermanos, incluida la presencia del maestro de novicios de Haití.

Nos hemos sentido muy bendecidos por las excelentes vocaciones que el Señor ha querido enviar a la Compañía en este Continente y por la honesta decisión de nuestros hermanos en formación de seguir el camino de Ignacio como amigos en el Señor. Somos conscientes de los enormes desafíos que vivimos en nuestros países y en nuestras iglesias particulares, heridas y golpeadas por la fragilidad que nos constituye y por los conflictos sociales, políticos y humanitarios que reclaman una respuesta de solidaridad y compromiso.

Igualmente, somos conscientes de que la calidad de la entrega de los formadores a su propia vocación es una condición esencial para hacernos capaces de acompañar con cercanía fraterna a nuestros hermanos en su formación, como discípulos de un Jesús que nos invita a compartir su divinidad, desde su humanidad, y que supo entregarse de modo radical al proyecto del reino que el Padre le invitaba a construir, comenzando por su propia interioridad.

Los primeros cinco días, del 1 al 5 de noviembre, hemos vivido un tiempo de escucha, oración y compartir para mejorar nuestro servicio a la formación. El día 6 de noviembre, tendremos una jornada de trabajo conjunta con la asamblea plenaria de provinciales de la CPAL. Agradecemos a la provincia el Brasil por la extraordinaria acogida que nos ha brindado en esta casa, consagrada a Cristo Rey. Que nuestra señora Aparecida nos acompañe con su ternura y cercanía.