¡Una Navidad diferente al servicio de los demás: así fue el Campamento Misión Navidad 2018!

  •    Febrero 05 de 2019
  •    Colegio San Bartolomé la Merced

El pasado 15 de diciembre y hasta el 22 del mismo mes, estudiantes, profesores, administrativos, egresados bartolinos (acompañados por la Red Juvenil Ignaciana a través de la misión en red) y agentes de pastoral del Colegio, vivimos juntos el Campamento Misión de Navidad en donde compartimos la vida y la novena de aguinaldos con comunidades de Acacías, Meta (estudiantes y egresados) y Trujillo, Valle del Cauca (Profesores y administrativos).


En esta misión también nos acompañaron estudiantes del colegio Técnico Javier de Asunción, Paraguay, quienes viajaron cientos de kilómetros para compartir la misión y conocer nuestro país.

Durante estos días tuvimos la oportunidad de adentrarnos en estos contextos, convivir con sus habitantes y celebrar la fe con ellos, permitiéndonos como comunidad bartolina compartir los valores ignacianos y cristianos en comunidades donde la presencia de una iglesia unida y acogedora es vital para el crecimiento personal.

Desde el trabajo pastoral con niños, jóvenes y adultos, la celebración de la novena de aguinaldos y el compartir comunitario, 85 miembros de la comunidad bartolina escogieron vivir una navidad diferente, dejando en Bogotá las comodidades cotidianas para ponerse al servicio de los demás, de aquellos que más lo necesitan, como lo hizo Ignacio de Loyola en su momento.

Uno de los misioneros que nos recibió en una de las parroquias de Acacías, Meta regaló estas palabras a nuestros estudiantes y queremos compartirlas en este espacio:

Queridos misioneros y misioneras:

Que alegría tan inmensa es ser escogidos por nuestro amado Jesús para servir a su misión y al mismo tiempo que responsabilidad tan grande la que pone sobre nuestros hombros este llamado, sin embargo, ese Jesús que muchos tachan de loco, de incoherente por el accionar de la sociedad actual y la no relación con sus enseñanzas ha visto en ti, joven, algo especial, algo que lo ha cautivado a fijarse en tu trabajo, en tu vida, no haciéndote más que los demás ni brindándote un título que te ponga por encima de las demás personas, al contrario ha descubierto en tu corazón joven la capacidad de servir a los demás para que su noticia de amor y misericordia sea conocida por la juventud de tu alrededor.

Es necesario trabajar en derrumbar una idea hueca y sin sentido que se ha vendido por décadas “EL JOVEN, ES EL FUTURO DEL PAÍS”, esta idea es una mentira que busca volverte conformista ante tus sueños, metas y toda esa energía que hoy en tu juventud corre por tu cuerpo, ¡No son el futuro!, ustedes son el presente, ya que mañana dejarás de ser joven y tu cuerpo no te permitirá hacer todas las cosas que hoy sí puedes.

Por tanto, hoy es tu momento, la iglesia sangra mis queridos misioneros, y Dios te llama y muy posiblemente sientas el miedo de María que se enfrenta a ser la madre del salvador, ella sabe que su decisión puede darle vida o perderla por las reglas extremistas de su pueblo, sin embargo, María nos enseña a creer en el señor y en su palabra, ella nos da el ejemplo de fe, de amor y de entrega en lo que ni ella misma entendía, pero confiaba, ella confió en Dios ¿y tú? Que tanto confías en el Dios que te ha llamado a servirle en esta experiencia de navidad y en este camino a la santidad.

La vida cristiana no es fácil, quien te diga que en ella no sufrirás, no llorarás o no caerás te está mintiendo, pero igual qué sentido tendría si fuera fácil, la iglesia atraviesa por una de sus grandes crisis como resultado de los innumerables escándalos que han salido a la luz frente al actuar de nuestros sacerdotes, los jóvenes cada día se alejan más de Dios y se sumergen en un mundo conformista, pero ahí estamos nosotros, siendo hoy mejores que ayer y luchando por ser mejores que mañana, buscando cada día mejorar para dejar detrás de nosotros un mundo mejor del que hemos encontrado al llegar a la vida, y entonces es cuando comencemos a cumplir esta misión que sabremos que ser misionero no se trata de caminar por diferentes lugares sino de dejar huellas en cada uno de ellos.

Brillen queridos jóvenes, brillen tanto que su luz sea como la luz del faro, ustedes pueden, tienen todo para ser misioneros de la juventud, amen a los jóvenes, entiéndalos, escúchelos y no juzguen pues el amor hace todo menos daño, habla de todo menos del otro, corrige, pero entre sonrisas y no destruye, sean siempre misioneros del amor de Dios y testigos multiplicadores del amor que Dios tiene por ustedes.

//Que la paz esté siempre con ustedes, con cariño://

JOSS SUARÉZ MISIONERO DE LA JUVENTUD
PARROQUIA DIVINO NIÑO ACACÍAS META.