fbpx

Abril 25: ¡Que el Buen Pastor siga inspirando a muchos jóvenes generosos!

Pascua – domingo IV B (25-abril-2021) Por:  Jorge Humberto Peláez, SJ
jpelaez@javeriana.edu.co Lecturas:

Hechos de los Apóstoles 4, 8-12
I Carta de san Juan 3, 1-2
Juan 10, 11-18

En este IV domingo de Pascua, la Iglesia celebra el Día del Buen Pastor e invita a los fieles a unirse a la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, para que el Señor bendiga a la Iglesia con santas y abundantes vocaciones sacerdotales que continúen acompañando a las comunidades como fieles y consagrados pastores.
Esta imagen del pastor que cuida a las ovejas y las protege de los peligros que las acechan es un potente símbolo para comunicarnos que el amor misericordioso de Dios nos acompaña en cada uno de los momentos de nuestras vidas. Para el pueblo de Israel, cuyo sustento se derivaba de las actividades del campo, era muy claro el mensaje teológico que transmitía esta imagen. 
En el Antiguo Testamento, son abundantes los textos que se refieren a Yahvé como el pastor de Israel. Contrasta esta representación de Yahvé con otras cosmovisiones de la antigüedad que describían los celos y enfrentamientos de los dioses y cómo los seres humanos quedaban atrapados por esas luchas y eran sacrificados.
El monoteísmo de la revelación judeocristiana marca una profunda diferencia con otras comprensiones religiosas. El Dios trascendente, único y personal que se nos reveló en Jesucristo es la plenitud del amor misericordioso.
Cuando visitamos los museos que conservan las expresiones artísticas de las primeras comunidades cristianas, admiramos las numerosas y delicadas representaciones de un joven pastor que lleva sobre sus hombros una oveja. Para los cristianos de los orígenes, el buen pastor era la representación más adecuada de Jesús y de lo que había realizado a través de su predicación y de su Pascua.
En la liturgia de este domingo, que tiene como foco la figura del buen pastor, el Salmo 117 y un pasaje de la I Carta de san Juan, hacen la ambientación teológica:

El Salmo 117 canta al amor misericordioso de Dios: “Den gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia. Mejor es refugiarse en el Señor que fiarse de los hombres; mejor es refugiarse en el Señor que confiar en los magnates”.
El apóstol Juan, en su I Carta, nos habla del amor de Dios: “Miren qué amor tan grande nos ha tenido Dios Padre: quiso que nos llamáramos sus hijos, y realmente lo somos”. Esta profunda afirmación teológica sobre el binomio padre-hijos se refuerza con la imagen pastor-ovejas.

Ahora leamos atentamente este pasaje del evangelista Juan en el que Jesús se presenta como el buen pastor. Estas palabras no sólo describen las profundidades del amor misericordioso de Dios; también, son una inspiración para todos aquellos que somos llamados a continuar celebrando la Cena del Señor y acompañar al pueblo de Dios que peregrina. En esta meditación dominical, podemos degustar algunas de las expresiones de Jesús:

“Un buen pastor expone su vida por las ovejas”. Estas palabras de Jesús anticipan su pasión, muerte y resurrección. Así dio la mayor prueba de amor por nosotros.
“El que solo trabaja por la paga y no es pastor, como no son suyas las ovejas, ve venir al lobo y huye, abandonando las ovejas”. Son palabras muy duras sobre aquellas personas que están en el trabajo pastoral sin un auténtico compromiso y ejercen su ministerio con una mentalidad de burócratas. Utilizando la conocida expresión del papa Francisco, son “pastores que no huelen a oveja”, es decir, no comparten la vida de sus feligreses, sino que se limitan a ofrecer unos servicios por los cuales cobran unos estipendios.
“Como el Padre me conoce a mí, y yo conozco al Padre, yo conozco mis ovejas, y ellas me conocen a mí”. Con estas palabras el Señor se refiere a dos temas: su intimidad con el Padre y la relación cercana con sus ovejas. Este hermoso texto es una invitación a cultivar una profunda vida de oración. Los pastores podremos sembrar semillas de fe, esperanza y amor en la medida en que estemos unidos al Señor. Y respecto al conocimiento de las ovejas, es decir, el conocimiento de las personas con las que trabajamos, este se adquiere a través de un diálogo abierto, y también es necesario el estudio; las ciencias humanas y las ciencias sociales nos ayudarán a comprender la complejidad del corazón humano y los procesos sociales que marcan la vida diaria de las comunidades.
“Tengo otras ovejas que no son de este redil. También a ellas debo traerlas”. ¿Qué significan estas palabras para la acción pastoral de la Iglesia? Significan que nuestra acción pastoral no debe limitarse a aquellas personas que frecuentan la iglesia y participan en las actividades de la parroquia. Hay muchísimas personas que están en la periferia de la acción evangelizadora, a quienes no está llegando la Buena Nueva del Señor resucitado.
El papa Francisco nos invita a derribar muros, eliminar aduanas y puestos de control. El evangelista Marcos nos recuerda las palabras de Jesús: “No necesitan médico los sanos, sino los enfermos. No he venido a llamar a los justos sino a los pecadores”.

En este Día del Buen Pastor y Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, pidámosle al Señor que suscite la vocación sacerdotal en numerosos jóvenes, para que sigan el ejemplo del Buen Pastor y anuncien el gozo del Evangelio.

Compartir en redes

Homilías del autor

Homilías

14
ABR

Dar testimonio de Cristo resucitado

Ver más
14
ABR

“Ustedes son testigos de estas cosas, y yo les enviaré lo que mi Padre les ha prometido”

Ver más
14
ABR

“¿Por qué tienen esas dudas en su corazón?”

Ver más
7
ABR

La misericordia de Dios presente en Jesús resucitado

Ver más
7
ABR

“Tomás exclamó: Tú eres mi Señor y mi Dios! Jesús le dijo: tú crees porque has visto. Felices los que creen sin haber visto!”

Ver más
Ir al contenido