fbpx

“Cuando los sabios vieron la estrella, se alegraron mucho”

Encuentros con la palabra

Epifanía del Señor – Ciclo B (Mateo 2, 1-12) – 7 de enero de 2024

Leí hace poco en un libro de Pedro Ribes, Nuevas parábolas y fábulas, la siguiente historia: “Una noche, un avión cruzaba el océano Atlántico. Los pasajeros estaban disfrutando de la cena, se escuchaba una música suave y la atmósfera era relajada y serena. De pronto, los sistemas de comunicación y dirección del aparato fallaron y el panel se quedó en blanco. El ingeniero de vuelo no pudo reparar la avería. El piloto se sintió presa del pánico. ¿Cómo iba a conseguir llegar a su destino? Estaba sobrevolando el océano en una noche oscura sin señales que le guiaran. Pidió a la azafata que averiguara si entre los pasajeros había algún experto en electrónica.

Después de unos instantes de ansiedad, entró un pasajero en la cabina. “¿Es usted experto en electrónica?”, preguntó el piloto. “No, señor”, respondió el pasajero. “No se absolutamente nada de esas cosas”. “Entonces, ¿Qué está usted haciendo aquí?”, preguntó el piloto. “Dígame cuál es el problema. Quizá pueda ayudarle”, indicó el pasajero. El piloto gritó furioso: “¡Si no sabe nada de electrónica, salga de la cabina! ¡No me sirve!” El pasajero dijo serena y cortésmente: “Dígame, por favor, cuál es el problema. Creo que puedo ayudarle”. “¿Es que no lo ve por sí mismo?”, saltó destemplado el piloto. Todos los instrumentos han dejado de funcionar. No sabemos dónde estamos. Nos encontramos perdidos sobre el océano en medio de la noche”. “Bien, pero yo puedo ayudarle”, dijo el pasajero. “Conozco algo que nunca falla. No ha fallado nunca en el pasado ni fallará en el futuro”.

El piloto, incrédulo, clavó en él su mirada. “¿De qué está hablando?”, preguntó. “El cielo, amigo”, repuso el extraño. “Las estrellas nos guiarán. Muéstreme su mapa de ruta sobre el océano y nuestro punto de destino”. El pasajero, una persona de aspecto corriente, era astrónomo. Se sentó junto al piloto con el mapa en su regazo y los ojos clavados en el cielo. Firme y hábilmente, dirigió el vuelo. Al amanecer, el avión aterrizaba puntual en su destino”.

Cuando las señales que nos guían normalmente por los caminos de la vida se pierden, o no existen, como pasa en los desiertos, en las llanuras inhóspitas o en los mares inmensos, la humanidad siempre ha recurrido a las señales fijas y estables que nos ofrece el firmamento. Los sabios de Oriente, que nos presenta Mateo en su Evangelio, “se dedicaban al estudio de las estrellas”. Ellos no tenían las señales que los profetas, a lo largo de la historia de Israel, habían ido dejando para alertar al pueblo sobre el nacimiento del Mesías. Tuvieron que recurrir al firmamento para orientar su rumbo; por fin, en un momento, la estrella “se detuvo sobre el lugar donde estaba el niño. Cuando los sabios vieron la estrella, se alegraron mucho. Luego entraron en la casa, y vieron al niño con María, su madre; y arrodillándose le rindieron homenaje”.

En estos sabios de Oriente estamos representados todos los pueblos, que hemos recibido el mensaje del Evangelio. Esta es la fiesta de la manifestación de Dios a toda la humanidad, sin importar su raza. Todos los pueblos, mirando al cielo, podemos orientar con seguridad nuestros pasos hacia Aquel que es el Camino, la Verdad y la Vida, hasta llegar puntuales a nuestro destino

* Sacerdote jesuita

Si quieres recibir semanalmente estos “Encuentros con la Palabra”, puedes escribir a herosj@hotmail.com pidiendo que te incluyan en este grupo.

Compartir en redes

Homilías del autor

Homilías

16
JUN

“Lo mismo de noche que de día, la semilla nace y crece sin que él sepa cómo”

Ver más
09
JUN

“(…) decían que se había vuelto loco”

Ver más
02
JUN

“Tomen, esto es mi cuerpo”

Ver más
26
MAY

“(…) bautícenlas en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”

Ver más
19
MAY

“Cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda la verdad”

Ver más
Ir al contenido