fbpx

Bienvenido el año 2023

Pensando en Voz Alta

Pensando en voz alta | 01 de enero de 2023

_________________________________________________________________________________________

Por: Enrique A. Gutiérrez T., SJ.

_________________________________________________________________________________________

Un año que termina y otro que comienza. Es el eterno ritual de esta época en la cual hacemos inventario de lo alcanzado durante el año que termina, en nuestro caso, el 2022, y los propósitos que deseamos alcanzar para el nuevo año, el 2023. Es un buen momento para mirar hacia atrás y ver qué nos ha dejado este año que expira.

Podemos dar gracias a Dios por la vida que tenemos, por el amor que hay en nuestros corazones, por la naturaleza que nos rodea, por todas las cosas que pudimos hacer y por aquellas que no logramos. Por el trabajo que nos ha permitido responder por las obligaciones asumidas, especialmente las de tipo familiar. Es bueno pensar en las personas que han sido importantes en nuestra vida, aquellas que están más cerca como la familia de cada uno, con quienes trabajamos, nuestros amigos y amigas.

Es bueno reconocer también los errores cometidos, el tiempo perdido, el dinero malgastado, las palabras ociosas, el trabajo hecho sin la suficiente responsabilidad, el descuido en las cosas que nos han sido confiadas. Por todo eso, pedir perdón y reconocer que ahí tenemos todo un camino para crecer y mejorar en el nuevo año. Ese balance es sano y nos ayuda a ser profundamente realistas.

Mirar hacia el futuro, a ese nuevo año que está por estrenarse, verlo con optimismo y alegría como el don y el regalo para ser mejores personas, para construir mejores relaciones. Qué bueno pedir paz y alegría para vivir con entusiasmo estos nuevos 365 días que el Señor nos da. Que cada uno sea una fuente de amor, que irradie esperanza, que siembre bondad por dondequiera que vaya pasando. Que seamos comprensivos con las fallas y errores de los demás, que cerremos nuestros oídos a toda falsedad, mentira y engaño. Que la verdad sea el lema de todas nuestras acciones, presente en todas nuestras palabras, que la bondad esté en nuestros pensamientos y deseos.

Es posible que durante el año 2022 algunos seres queridos nos hayan dejado para llegar a la casa del Padre, por ellos queremos darte gracias Señor. Al mismo tiempo, es muy probable que en el año 2023 lleguen nuevos seres a nuestros hogares, Por ellos te queremos pedir para que seamos reflejo de tu amor para cada uno, que te veamos hecho niño en sus rostros inocentes. Por los ya fallecidos y por los que han de llegar, gracias Señor.

Si miramos a nuestro alrededor encontramos personas que nos han tendido la mano, que han sido buenos samaritanos en el camino de nuestra vida. ¿Les hemos agradecido su bondad y su amor, o hemos sido indiferentes y descuidados para reconocer esos gestos que nacen de lo profundo del corazón? Es bueno agradecer por todas esas personas y por lo que han hecho por cada uno de nosotros.

Darle la bienvenida al nuevo año es abrir un libro de 365 páginas para irlo llenando cada día con nuestras acciones. ¿Será un libro bien hecho o lleno de tachones? De cada uno depende lo que logre. De todos modos, FELIZ AÑO 2023.

___________________________________________________________________________________________________

Compartir en redes

Noticias destacadas

Actualidad

Pensando en Voz Alta

Feliz día del padre

Una nueva celebración nos llega este domingo. Es parte de las celebraciones que desde hace...
Pensando en Voz Alta

Diciendo y haciendo

Siempre he pensado que la realidad de la vida nos enseña que no se trata...
Pensando en Voz Alta

Signo de unidad, vínculo de caridad

Decía el adagio “los jueves grandes en el año tres son, jueves santo, de corpus...
Pensando en Voz Alta

El Dios en quien creemos

Más de una vez me han preguntado ¿tú crees en Dios? ¿Cómo puedes demostrarlo? Y...
Pensando en Voz Alta

La fiesta del Espíritu

Domingo de Pentecostés, cincuenta días después de la resurrección del Señor. La fiesta del Espíritu...
Ir al contenido