fbpx

Epifanía: manifestación del Señor

Pensando en Voz Alta

Pensando en voz alta | 08 de enero de 2023

________________________________________________________________________________________

Por: Enrique A. Gutiérrez T., SJ.

_________________________________________________________________________________________

Tradicionalmente la fiesta de la Epifanía se celebraba el 6 de enero. Sin embargo, desde hace unos años, se celebra el domingo entre el 2 y el 8 de enero. Se la conoce también como la fiesta de los reyes magos, por los personajes que aparecen en el evangelio de este domingo. En realidad, no sabemos cuántos eran, lo que sí podemos afirmar es que eran unos personajes importantes, sabios, venidos de lejanas tierras. Representan a todos aquellos que acogen la salvación y que no pertenecen al pueblo de Israel. Podemos decir que allí estamos representados nosotros: somos hombres y mujeres de distintas naciones, a quienes se refiere la primera lectura cuando nos dice que “todos se reúnen y vienen a ti, tus hijos llegan de lejos, a tus hijas las traen en brazos”.

Epifanía es una palabra griega que se traduce como manifestación. Podemos decir que celebramos la fiesta de la manifestación del Señor a los gentiles, a quienes no formaban parte del pueblo de Israel, mostrando así el hecho de que la salvación no es exclusiva de los judíos, es universal. No se queda solo en la manifestación al pueblo de Israel, representado en los pastores. Va más allá, es un anuncio a todo aquel que con buena voluntad y un corazón dispuesto quiera acoger la buena noticia, el anuncio de un Dios que salva y libera, el Dios hecho hombre que se hace niño y nace en Belén. Es lo que afirma la segunda lectura “por el Evangelio, también los paganos son coherederos de la misma herencia, miembros del mismo cuerpo y partícipes de la misma promesa en Jesucristo”.

El relato del evangelio nos presenta un proceso de discernimiento hecho por estos personajes, un poco misteriosos, que se ha pensado que eran tres, por los dones a los que hace referencia el evangelio: oro, incienso y mirra. Ellos preguntan sobre el lugar de nacimiento del rey de los judíos, lo cual produce desconcierto en el rey Herodes. Este, a su vez, pregunta por el lugar de nacimiento. Hay en él doblez e hipocresía cuando manifiesta sus aparentes intenciones de ir a adorarlo. Ellos reciben la respuesta sobre el lugar de nacimiento “en Belén de Judá”. Siguen la señal que los ha acompañado, es la luz que les permite reconocer a aquel a quien buscan, a quien el profeta Isaías  se refiere  diciendo “levántate y resplandece Jerusalén, porque ha llegado tu luz, y la gloria del Señor alborea sobre ti”.

La escena del encuentro es relatada de forma sencilla “entraron en la casa y vieron al niño con María, su madre, y postrándose, lo adoraron”. La fe les permite reconocer en aquel niño débil a quien estaban buscando. Por eso “después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra”. Ellos, en sus regalos, lo reconocen como rey, como Dios y como hombre. Es una profesión de fe que nos permite descubrir lo que ese pequeño niño era y significaba: el Dios hecho hombre, el verdadero rey de los judíos. El relato termina de una manera particular “advertidos durante el sueño de que no volvieran a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino”. Podemos preguntarnos si nosotros reconocemos en el Niño de Belén al Dios hecho hombre, a nuestro verdadero rey y salvador.

___________________________________________________________________________________________________

Compartir en redes

Noticias destacadas

Actualidad

Pensando en Voz Alta

El descanso es necesario

El ritmo de la vida moderna es acelerado. Casi no hay tiempo para nada. La...
Pensando en Voz Alta

¿Qué es ser profeta?

La vocación es ante todo un don de Dios. No es algo que dependa completamente...
Pensando en Voz Alta

Nadie es profeta en su tierra

Qué difícil es realizar una misión en medio de personas que lo conocen a uno...
Pensando en Voz Alta

El valor de la equidad

Hay tres términos que consideramos como sinónimos cuando en realidad no lo son. Estos términos...
Pensando en Voz Alta

El Dios siempre presente

Las situaciones de la vida nos colocan en circunstancias que nos interrogan, nos cuestionan y...
Ir al contenido