fbpx

María, ejemplo de mujer

Pensando en Voz Alta

Por: Enrique A. Gutiérrez T, SJ

15 de agosto de 2021

_________________________________________________________________________________________

Hoy celebramos con gozo la fiesta de la Asunción de la Santísima Virgen, dogma que hace parte del compendio de nuestra fe desde el 1º de noviembre de 1950. Afirmamos que María fue llevada al cielo y desde allí es la medianera de todas las gracias y es la reina de todo lo creado. Es la fiesta en la cual se reconoce la importancia que tuvo María en la historia de la salvación, al aceptar ser la madre de Dios, cuidando al niño de Belén, el hijo de Dios. Toda una misión vivida en la fe.

Cuando contemplo lo que son nuestras madres, pienso inmediatamente en la Virgen. Hay una relación íntima y profunda entre las dos personas. María es ejemplo de mujer, de madre y de esposa. Quién puede haber sufrido más que la madre del Dios hecho hombre, viendo las dificultades y persecuciones desde su nacimiento, el dolor, el sufrimiento y la agonía de la pasión y la cruz. Vivir en el exilio, perderlo cuando tenía doce años, ver la incomprensión que rodeó su misión. Todo eso duele en el corazón de la madre.

Ver a nuestras madres, conocer de su amor y su dedicación, saber de sus sacrificios, privaciones y renuncias es sencillamente descubrir lo grande que es el corazón de las madres, lo que están dispuestas a hacer por sus hijos y sus seres queridos. Todo eso nos habla con claridad de lo que significa ser madre y de la responsabilidad que se tiene en el camino de la educación de los hijos y de su preparación para la vida. María es ejemplo de madre.

Mirando a María podemos reconocer en ella a la esposa ejemplar. El cuidado y la ternura que debieron reinar en el hogar de Nazaret tuvieron mucho que ver con esa mujer sencilla de aquella aldea que comprendió lo que significaba asumir la misión de ser esposa y madre. Misión que hoy es tan importante por las implicaciones que tiene para el futuro de la sociedad y las personas, pues de esa formación en la escuela del hogar dependen muchas de las actitudes que han de asumirse en el futuro en cuanto a toma de decisiones se refiere. De ahí, el ejemplo que puede y debe ser la virgen María.

Es, al mismo tiempo, un verdadero ejemplo de mujer. La vemos pendiente de su prima Isabel, esperando un hijo en su vejez. Testimonio de caridad hecha vida. En las bodas de Caná intercede a favor de unos recién casados en aprietos. Logra, con su petición, iniciar los signos que Jesús hará para despertar la fe de quienes escuchan su mensaje. Aunque el evangelio no lo diga, debió ser persona clave en la conformación del grupo de mujeres que acompañaba a Jesús y sus discípulos. Se encuentra en oración con los apóstoles esperando la llegada del don del Espíritu Santo. Una mujer de fe, de esperanza y amor.

Creo que el ejemplo de María es permanente. Es un cuestionamiento a los temores que podemos tener en nuestro corazón, porque María en su fe se caracterizó por la disponibilidad a la acción de Dios en su vida, porque siempre pensó en el cumplimiento de la voluntad de ese Dios que la había escogido para ser su madre. Demos gracias a Dios por el ejemplo de mujer que nos ha dado en María. Hagamos vida ese testimonio.

Compartir en redes

Noticias destacadas

Actualidad

Pensando en Voz Alta

El buen pastor: un desafío

Conocer a las ovejas, dar la vida por ellas. Dos acciones que el texto evangélico...
Pensando en Voz Alta

¿Solos o acompañados?

El camino de la vida de cada uno de nosotros se parece a lo que...
Pensando en Voz Alta

Ver para creer

Siempre me ha llamado la atención la escena que nos presenta el evangelio de este...
Pensando en Voz Alta

¡Aleluya, Aleluya!

Desde el comienzo de la vida de la Iglesia, el Domingo de Resurrección ha ocupado...
Pensando en Voz Alta

Vivamos la semana mayor

Nuevamente estamos comenzando el recorrido de la semana más importante del año en el calendario...
Ir al contenido