fbpx

Nadie es profeta en su tierra

Pensando en Voz Alta

Por: Enrique A. Gutiérrez T, SJ

4 de julio de 2021

_________________________________________________________________________________________

Qué difícil es realizar una misión en medio de personas que lo conocen a uno muy bien. Pienso en un médico que ejerce su profesión en un pueblo pequeño donde todos son conocidos y muchos familiares suyos. Me viene a la mente la imagen de un profesor que debe enseñar a sus propios parientes y no es fácil que los padres de esos niños comprendan la diferencia entre la exigencia de formación y preparación para la vida y los vínculos familiares.

Reflexiono sobre lo anterior y pienso en el ejercicio de mi sacerdocio. No es fácil desempeñarse adecuadamente cuando te encuentras rodeado de personas que te conocen desde niño, que han sido tus compañeros de juegos, que han estudiado contigo en el colegio, o has compartido con ellos la vida universitaria. Hay muchos aspectos de tu manera de ser que ellos no aceptan, otros que te critican y algunos que te censuran. Al leer el texto del evangelio de este domingo, encuentro reflejada esta problemática pero vivida en la persona de Jesús.

Sus coterráneos, personas que habían compartido con Él su infancia, les llamaba la atención lo que hacía, les costaba ver y comprender los signos que realizaba. Sabían que era un niño común y corriente, un joven como todos. De pronto, se produce en esa persona un cambio radical, habla un lenguaje para ellos desconcertante, realiza unos signos que no saben por qué los hace. Las preguntas no se hacen esperar ¿De donde saca todo eso?¿Qué sabiduría es esa que le han enseñado?¿Yesos milagros de sus manos?

El mismo texto nos da la respuesta “se extrañó de su falta de fe”. La razón es clara “no desprecian a un profeta más que en su tierra, entre sus parientes y en su casa”. O como dice en otro lugar “nadie es profeta en su tierra”. Volviendo a lo que refería al comienzo de mi columna, es lo que le sucede al médico cuando debe opinar sobre algo que tenga que ver con la salud de un familiar, no le creen, se preguntan si sabrá o no, en fin, se tejen muchas dudas.

Hay algo en el fondo que nos cuesta aceptar: la vida cambia, las personas van madurando, las realidades se transforman, no todo puede seguir siendo igual. Y dentro de eso, el hacer realidad la misión, la vocación a la cual alguien se ha sentido llamado es cuestión de fe. Así hayamos compartido con muchas de esas personas, podemos seguir siendo los mismos, aunque internamente ya no lo seamos. Si miro lo que sucedió en mi  hace 30 años cuando recibí la ordenación sacerdotal, externamente puedo decir que nada cambió, pero internamente dejé de ser el que era.

Eso le sucedió a Jesús. El bautismo y la misión recibida del Padre, lo cambiaron, lo hicieron una persona nueva, sin dejar de ser lo que había sido, era alguien diferente. Las acciones que realizaba, las palabras que decía, así lo confirmaban. Era su misión.

Compartir en redes

Noticias destacadas

Actualidad

Pensando en Voz Alta

El descanso es necesario

El ritmo de la vida moderna es acelerado. Casi no hay tiempo para nada. La...
Pensando en Voz Alta

¿Qué es ser profeta?

La vocación es ante todo un don de Dios. No es algo que dependa completamente...
Pensando en Voz Alta

Nadie es profeta en su tierra

Qué difícil es realizar una misión en medio de personas que lo conocen a uno...
Pensando en Voz Alta

El valor de la equidad

Hay tres términos que consideramos como sinónimos cuando en realidad no lo son. Estos términos...
Pensando en Voz Alta

El Dios siempre presente

Las situaciones de la vida nos colocan en circunstancias que nos interrogan, nos cuestionan y...
Ir al contenido