fbpx

“La gente se admiraba de cómo les enseñaba, porque lo hacía con plena autoridad y no como los maestros de la ley”

Comunitas Matutina

IV Domingo del Tiempo Ordinario. Ciclo B – Enero 28 de 2024

Lecturas:

  1. Deuteronomio 18: 15-20
  2. Salmo 94: 1-9
  3. 1 Corintios 7: 32-35
  4. Marcos 1: 21-28

 

Desde los tiempos del Antiguo Testamento, la tradición judeocristiana estableció el ministerio y misión de los profetas: “Yo les suscitaré, de en medio de sus hermanos un profeta semejante a ti; pondré mis palabras en su boca y él les dirá todo lo que yo le mande”. [1] En el antiguo Israel son tres las grandes instituciones religiosas: los reyes [2], los sacerdotes, y los profetas; los dos primeros eran el “establecimiento oficial, el sistema”, los terceros eran personas de plena libertad, no hacían parte del estamento institucional, habían vivido una experiencia profunda de Yahvé-Dios y por eso se sentían llamados a hablar y a vivir en nombre suyo, anunciando su voluntad, su proyecto de salvación y denunciando vigorosamente todo lo que fuera contrario a esto: “Yahvé tu Dios te suscitará de en medio de ti, de entre tus hermanos, un profeta como yo, a él escucharán”. [3] El profetismo bíblico es esencial en la configuración religiosa, espiritual, ética, de este pueblo elegido. Su tarea resulta incómoda, principalmente para los reyes, para los sacerdotes, para los constituidos en poder, porque es de su naturaleza “poner el dedo en la llaga”. Muchos de los pasajes de los libros proféticos son severos, fuertes, confrontaciones de máxima severidad con los desvaríos del pueblo creyente y de sus jefes: “Al cabo de los siete días, Yahvé me dirigió su palabra en estos términos: Hijo de hombre, te he constituido centinela de la casa de Israel. Cuando oigas una palabra de mi boca, les darás la alarma de mi parte. Si yo digo al malvado: vas a morir, y tú no le das la alarma ni le hablas para advertirle que abandone su mala conducta y viva, morirá por su culpa, pero de su sangre te pediré cuentas a ti.” [4]

El profeta es la conciencia crítica de Israel, su vida misma es un lenguaje de constante pasión por las cosas de Dios y por la autenticidad del ser humano, por eso su palabra se dirige con potencia espiritual para recordar al pueblo los compromisos adquiridos con Yahvé, y para clamar ante las rupturas e infidelidades. Nos viene a la mente el simpático personaje llamado Pepe Grillo, el consejero de Pinocho[5], el que le pone los puntos sobre las íes, el que le advierte sobre posibles errores de su conducta, el que le llama la atención y le ayuda a rectificar el camino de la vida. Valga el recuerdo para referirnos a los profetas como los “Pepe Grillo”, templados, sólidos, rigurosos, en su conducta y palabra no asoma nada políticamente correcto, siempre su ministerio es lo opuesto: ¡lo ética y espiritualmente correcto![6] Dentro de los asuntos que ocupaban con mayor frecuencia e intensidad el trabajo profético está el de la justicia debida a los pobres, huérfanos, viudas, vulnerables en general. Es de subrayar la esencial connotación ética que ellos asignan al culto religioso, este debe estar respaldado por una práctica permanente de la justicia y la solidaridad, de lo contrario es práctica sacrílega: “Sus novilunios y solemnidades aborrezco de corazón: me han resultado un gravamen que intento en vano llevar. Cuando extienden sus manos me tapo los ojos para no verlos; aunque menudeen la plegaria no pienso oírla. Sus manos están llenas de sangre: lávense, purifíquense, aparten sus fechorías de mi vista, desistan de hacer el mal y aprendan a hacer el bien; busquen lo que es justo, reconozcan los derechos del oprimido, hagan justicia al huérfano, aboguen por la viuda“. [7]

El ser profético es un imperativo para todos los tiempos del cristianismo. La Iglesia universal y cada comunidad cristiana en particular, lo mismo que los creyentes tomados individualmente, tienen en el anuncio-denuncia proféticos un imperativo ineludible. En diversos momentos de la historia de la Iglesia han surgido personas y grupos que han levantado su voz y su testimonio para indicar con severidad lo que es opuesto al Señor Jesús y a su Buena Noticia. Sea esta reflexión un recuerdo para que incida en nuestras decisiones y procederes en este comienzo de 2024. Que seamos, como aquellos Isaías-Jeremías-Ezequiel-Oseas-Amós-Baruc-Sofonías de los tiempos bíblicos, hombres y mujeres que no negocian la conciencia, que anuncian el Evangelio, que le recuerdan a la Iglesia y a la sociedad el itinerario de la verdad y de la debida justicia a los condenados de la tierra.[8]

El gran Pentecostés eclesial desatado a partir del Concilio Vaticano II hizo posible un riquísimo resurgimiento de la profecía en la vida de la Iglesia. Valientes profetas como Dom Helder Pessoa Cámara [9], Leónidas Proaño Villalba [10], Gerardo Valencia Cano [11], Pedro Casaldáliga [12], y el gigantesco Monseñor Oscar Arnulfo Romero[13], son , entre muchos ejemplos elocuentes, señales del Espíritu que provoca en los cristianos la indignación que es inherente a los auténticos profetas. Todo esto lo tomamos en cuenta con notable seriedad espiritual y religiosa para que en la Iglesia no nos reduzcamos a estructuras inertes, a palabras vacías, a rituales sin vida, a legalismos paralizantes, para que la Palabra viva del Evangelio sea constante aliento e inspiración, que cada cristiano sea relato de la profecía mayor del Señor Jesucristo.

En estos tiempos en los que vivimos, el Papa Francisco destaca como una esperanzadora voz profética pensando siempre en los marginales, incluidos los morales, los migrantes, los homosexuales, los no creyentes, los fracasados; a aquellos a quienes siempre se condena por “malos”. Es un ministerio de Jesús redivivo, que siempre tuvo en cuenta -con escándalo de los jefes religiosos del judaísmo– a todos los excluidos de la religión oficial del templo de Jerusalén. Pues nuestro pastor Francisco hace lo mismo y esto le vale la animadversión de grupos significativos de católicos dispersos por el mundo, incluyendo a algunos cardenales, obispos y sacerdotes. Las redes sociales están plagadas de odio al Papa Francisco.[14] ¿Razones? Ser fiel a Jesús, al Evangelio, a su conciencia de pastor que debe atender a todas sus ovejas, especialmente a las descarriadas. La reciente declaración “Fiducia Supplicans”, [15]emanada del Dicasterio vaticano para la Doctrina de la Fe, en la que se dan unas orientaciones pastorales para bendecir a homosexuales y a divorciados vueltos a casar, ha movido a los fariseos de siempre a reiterar su agresión a Francisco, tildándolo de responsable de cisma y herejía. ¡Lo mismo hicieron a Jesús! Y en la mente de nuestro santo pastor sólo anima acoger, perdonar, ejercer la misericordia, acercar, sanar a los heridos, cesar la condena, abrir puertas, en definitiva, ¡pastorear! La ira de tales archisinagogos es vehemente, excomulgan, censuran, cierran las puertas de la Iglesia, rechazan, lanzan a las tinieblas exteriores, y a Francisco lo hacen responsable de estos “desmanes”, que no son otra cosa que ejercer con plena legitimidad el pastoreo de Jesús.

Del Señor dice el evangelio de hoy: “Al poco de llegar a Cafarnaún, entró el sábado en la sinagoga y se puso a enseñar. Y la gente quedaba asombrada de su doctrina , porque les enseñaba como quien tiene autoridad y no como los escribas”. [16] En este contexto el sentido de “autoridad” no es el de poder institucional, civil o religioso, sino el de libertad en el Espíritu y de integridad teologal. Los sacerdotes y maestros de la ley continuamente esgrimían sus argumentos jurídico-rituales fundamentados en la Torah, y amenazaban con grandes castigos si no se cumplían estrictamente estas determinaciones; en contraste, Jesús sorprende gratamente con su anuncio del Dios Padre misericordioso y compasivo, el que abraza a todos, preferentemente a los “excomulgados”, el que posibilita oportunidades, el que bendice y transmite la cercanía de Dios a tantas gentes agobiadas penosamente por su misma religión. Eso mismo hace Francisco, y eso le acarrea tantas afrentas y desvergonzadas agresiones y descalificaciones por parte de algunos pastores de la Iglesia, por fortuna no muchos.[17]

Jesús, por el Espíritu que ha recibido, según refiere el relato del bautismo en el Jordán, inaugura su misión tal como le ha prescrito la voz del cielo; él enseña un nuevo orden de vida al expulsar al espíritu inmundo: “Había precisamente en su sinagoga un hombre poseído por un espíritu inmundo, que se puso a gritar: ¿qué tenemos nosotros contigo, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a destruirnos? Jesús, entonces, le conminó: cállate y sal de él. Y el espíritu inmundo dio un fuerte grito, lo agitó violentamente y salió de él. Todos quedaron pasmados, de tal manera que se preguntaban unos a otros: ¿Qué es esto? ¡Una doctrina nueva expuesta con autoridad! Da órdenes, incluso a los espíritus inmundos, y le obedecen”. [18] En el proceder de Jesús ante su propia religión, ante los sacerdotes y maestros de la ley, ante el poder político romano, ante sus propios discípulos y ante su familia, destacan su autoridad y su libertad, ambas avaladas por el mismo Padre Dios, justamente porque lo que define su misión es establecer una novedosa y liberadora manera de relacionarse con Él y de llegar al ser humano para su salvación y liberación definitivas.[19]

La autoridad de Jesús le viene de ser constituido Señor y Salvador, esta condición rebasa los límites establecidos por las leyes humanas y lo identifica como el don definitivo de Dios para rescatarnos de las ambigüedades del pecado, de la muerte, de las afecciones desordenadas, para introducirnos en la novedad de su amor.

[1] Deuteronomio 18: 18

[2] Los reyes de Israel eran al mismo tiempo líderes políticos y jefes de la religión.

[3] Deuteronomio 18: 15

[4] Ezequiel 3: 16-18

[5] Personajes creados por el escritor italiano Carlo Collodi, en su libro Las Aventuras de Pinocho, publicado en 1883, Han acompañado la formación de millones de niños en el mundo. ¡Extraordinarios paradigmas!

[6] RAMIS DARDER, Francesc. Qué se sabe de los profetas. Verbo Divino. Estella, 2015. LOHFINK, Norbert. ¿Dónde están hoy los profetas? En https://www.core.ac.uk/download/pdf/334518014.pdf MESTERS, Carlos & EQUIPO BÍBLICO CRB. Lectura profética de la historia. Verbo Divino. Estella, 1999. ANTHONIOZ, S. Le prophétisme biblique: de l´ideal a la realité. Le Cerf. París, 2013. SPREAFICO, A. La voce di Dio. Per capire i profeti. EDB. Bolonia, 2014. SANZ GIMÉNEZ-Rico. Los profetas y la justicia. Aula de Teología de la Universidad de Cantabria. Santander, 4 de noviembre de 2014. DE SIVATTE, Rafael. Persecución y muerte violenta de los profetas de Israel. En https://www.redicces.org.sv/jspui/bitstream/10972/1314/1/RLT-1999-048-C.pdf SICRE, José Luis. La denuncia profética de la idolatría. En Proyección número 35, páginas 3-21. Facultad de Teología de Granada, 1988; Los dioses olvidados. Poder y riqueza en los profetas preexílicos. Cristiandad. Madrid, 1979; Con los pobres de la tierra. La justicia social en los profetas de Israel. Cristiandad. Madrid, 1984. JARAMILLO RIVAS, Pedro. La injusticia y la opresión en el lenguaje figurado de los profetas. Verbo Divino. Estella, 1992. NARDONI, Enrique. Los que buscan la justicia: un estudio de la justicia en el mundo bíblico. Verbo Divino. Estella, 1997. WOLFF, Walter. La hora de Amós. Sígueme. Salamanca, 1984.

[7] Isaías 1: 14-17

[8] LAMET, Pedro Miguel. Arrupe, testigo del siglo XX, profeta del XXI. Mensajero. Bilbao, 2008. BROCKMAN, James R. Monseñor Romero. La biografía del mártir de América. Sal Terrae. Santander, 2016. LAMET, Pedro Miguel & SOBRINO, Jon & BROCKMAN, James R. Romero de América: mártir de los pobres. Mensajero. Bilbao, 2015. MAIER, Martin. Oscar Romero, mística y lucha por la justicia. Herder. Barcelona, 2005. ROMERO, Matías. Benedicto XVI, profeta del siglo XXI. Universidad José Matías Delgado. San Salvador, 2016. VIVES, Josep. ¿Hablar de Dios en el umbral del siglo XXI? Cristianismo y Justicia. Barcelona, 2009. CARDENAL JOSEPH BERNARDIN. El don de la paz: confesiones del Cardenal Joseph Bernardin, arzobispo de Chicago. Planeta. Barcelona, 1998. OBANDO RAMÍREZ, José Andrés. Compromiso ético del profeta en Colombia. En Universitas Alphonsiana número 36, páginas 14-52. Fundación Universitaria San Alfonso. Bogotá, julio-diciembre 2019. JUDD, Elizabeth & MALLIMACI, Fortunato. Cristianismos en América Latina. Clacso-Cehila. Buenos Aires, 2013.

[9] 1909-1999, Arzobispo de Olinda-Recife en Brasil. Está abierta su causa de canonización, por el Papa Francisco.

[10] 1910-1988, Obispo de Riobamba en Ecuador

[11] 1917-1972, Obispo de Buenaventura en Colombia

[12] 1928-2020, Obispo de Sao Felix de Araguaia en Brasil,

[13] 1917-1980, Arzobispo de San Salvador en El Salvador, asesinado por paramilitares el 24 de marzo de 1980. El crimen ocurrió mientras celebraba la eucaristía.

[14] NAVARRO RAMOS, Jesús Arturo; FLORES SORIA, Darío Armando; ORTIZ ACOSTA, Juan Diego. Transformaciones eclesiales: propuestas del papa Francisco para una Iglesia en pastoral. Cátedra Eusebio Francisco Kino. Universidad ITESO de Guadalajara, 2018. PAPA FRANCISCO. Carta Apostólica Misericordia et Misera sobre el año jubilar de la misericordia. Librería Editrice Vaticana. Ciudad del Vaticano, 2016. WENDERS, Wim. Documental El Papa Francisco: un hombre de palabra. Focus Features & Universal Pictures; 2018. MADRIGAL TERRAZAS, Santiago. Las raíces espirituales y teológicas de las reformas del Papa Francisco. Aula de Teología de la Universidad de Cantabria. Santander, 13 de febrero de 2018. BERGOGLIO, Jorge Mario & SKORKA, Abraham. Sobre el cielo y la tierra. Sudamericana. Buenos Aires, 2010. LUCIANI, Rafael. La perspectiva teológico-pastoral del Papa Francisco. En Perspectiva Teológica volumen 48, número 1, páginas 81-115. Facultad Jesuita de Filosofía Y Teología FAJE. Belo Horizonte, enero-abril 2016. CARRIQUIRY LECOUR, Guzmán. El magisterio social del Papa Francisco, con especial referencia a América Latina. En https://www.americalatina.va/content/dam/americalatina/Documents/CARRIQUIRY.pdf GARCÍA MAESTRO, Juan Pablo. ¿Qué significa una Iglesia en salida? La teología pastoral del Papa Francisco. En Salmanticensis número 69; páginas 161-180. Universidad Pontificia de Salamanca, 2022.

[15] DICASTERIO PARA LA DOCTRINA DE LA FE. Declaración Fiducia Supplicans sobre el sentido pastoral de las bendiciones. Ciudad del Vaticano, 18 de diciembre 2023.

[16] Marcos 1: 21

[17] BORGHESI, Massimo. El desafío Francisco: del neoconservadurismo al “hospital de campaña”. Encuentro. Madrid, 2021. PERASSO, Valeria. Los cardenales rebeldes y los teólogos del Vaticano que acusan al Papa Francisco de hereje. En https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-37990413 BASTANTE, Jesús. Estos son todos los enemigos del Papa Francisco dentro de la Iglesia. En https://www.eldiario.es/sociedad/enemigos-papa-francisco-dentro-iglesia_1_1478650.html LAMB , Cristopher. El Papa Francisco enfrenta ataques sin precedentes de opositores estadounidenses. En https://www.cnnenespanol.cnn.com/2023/12/13/papa-francisco-ataques-opositores-estados-unidos-trax/ IVEREIGH, Austen. El gran reformador: Francisco, retrato de un papa radical. Grupo Z. Bogotá, 2015: Wounded Sheperd: Pope Francis and his struggle to convert the Catholic Church (Pastor herido: el Papa Francisco y lucha por convertir a la Iglesia Católica). Henry Holt & Company. New York, 2019.

[18] Marcos 1: 23-27.

[19] DUQUOC, Cristian. Jesús, hombre libre. Sígueme. Salamanca, 1977. FISCHER, William E. La libertad cristiana: Cristo nos hace libres. Northwestern. Milwaukee, 1999. JUSTO, Emilio J. La libertad de Jesús. Sígueme. Salamanca, 2014. NOLAN, Albert. Jesús hoy, una espiritualidad de libertad radical. Sal Terrae. Santander, 2007. MORACHO, Félix. Jesús de Nazaret, el hombre libre y liberador. En https://www.es.scribd.com/document/119566162/Jesus-hombre-libre-y-liberador BOFF, Leonardo. Jesucristo Liberador, elaboración de una cristología a partir de la América Latina oprimida. En https://www.seleccionesdeteologia.net/assets/pdf/070_01.pdf

Compartir en redes

Homilías del autor

Homilías

25
FEB

“Entonces se formó una nube que los cubrió con su sombra, y llegó una voz desde la nube: Este es mi Hijo amado, escúchenlo”

Ver más
18
FEB

“Después de esto el Espíritu llevó a Jesús al desierto. Allí vivió durante cuarenta días entre las fieras , y fue puesto a prueba por Satanás, y los ángeles le servían”

Ver más
11
FEB

“Jesús, conmovido, extendió la mano y lo tocó, diciendo: lo quiero, queda purificado”

Ver más
04
FEB

“Así que Jesús andaba por toda Galilea anunciando el mensaje en las sinagogas de cada lugar y expulsando a los demonios”

Ver más
21
ENE

“Después que metieron a Juan en la cárcel, Jesús fue a Galilea a anunciar las buenas noticias de parte de Dios. Decía: ha llegado el tiempo, y el reino de Dios está cerca. Vuélvanse a Dios y acepten con fe sus buenas noticias”

Ver más
Ir al contenido